Bautiza tu marca, pero piénsatelo dos veces

El nombre es el primer contacto que se tendrá con tu marca, es la carta de presentación y, por lo tanto, es fundamental que la primera impresión sea la mejor posible.

Tener nombre es crucial, por eso, cuando nacemos, nuestros padres nos inscriben en el Registro Civil y llevamos siempre nuestro DNI encima, en ambos casos para constatar que tenemos identidad. Por lo tanto, es nuestro nombre el que nos la da.

Es importante tener en cuenta que el nombre es el primer contacto que se tendrá con tu marca, es la carta de presentación y la que, sin duda, estará siempre presente, igual que un tatuaje.

Acabarás teniendo todo el papeleo de la empresa con el nombre que escogiste. Lo escribirás ochocientas mil veces y lo tendrás que leer el triple, y si todo va bien, lo oirás aún más. En conclusión, elige bien, porque a partir de ese momento, el nombre que has escogido te acompañará allá donde vayas, hasta el punto en que llegará a formar parte de tu propio nombre y acabarás teniendo un nombre compuesto, al estilo “Steve Apple Jobs”.

Como no, el naming cuenta con unos principios básicos que se deben tener en cuenta y que te pueden ayudar:

  • La originalidad, que logrará diferenciarse del resto con quien compartas el mismo sector.
  • Las connotaciones o asociaciones que adopta el nombre con unos valores secundarios.
  • El vínculo emocional y afectivo que une a las personas subjetivamente con el nombre.
  • Lograr que sea un nombre memorable y fácilmente invocable a la mente del consumidor.
  • Ajustar el concepto con coherencia a la imagen que transmite la marca.
  • Facilitar la lectura y pronunciación del nombre.

Es importante tener siempre en cuenta que cada año se registran entre 45.000 y 50.000 marcas nuevas en España, lo cual puede limitar nuestras propuestas. Así que estando alertados de ello, y para proteger nuestro nombre una vez lo tengamos, también se tendrá que registrar.

El objetivo final es tratar de no cometer errores como los que se recogen en esta presentación. Pero si realmente no te ves capaz de tomar esta decisión por tu mano, siempre puedes pedir consejo externo. Por eso, existen empresas que se dedican a este negocio, como Nombra o Summa, quienes también tienen su respectivo blog que puede ser de interés. Y agencias, como la nuestra, Ondho, que cuentan con este servicio en su oferta global de comunicación.

Así que, cuando tengas que bautizar a algo o alguien, ten cuidado, sigue los pasos, piénsatelo dos veces y, sobre todo, ten en cuenta los idiomas, porque puedes viajar mucho y recuerda que tu segundo nombre te acompañará.

Artículos recién salidos del horno

Suscríbete a nuestro blog y recibe en tu email nuestras noticias.

Al inscribirte a nuestra newsletter, aceptas la política de privacidad