Cine y títulos de crédito: cuando el protagonismo no se lo lleva la película

D.W. Griffith fue el pionero de los títulos de crédito en el cine, colocando el nombre de los actores al comienzo del film. Y poco a poco han ido evolucionando, hasta convertirse en verdaderas obras de arte.

“Para el público normal los créditos son la señal de que quedan sólo tres minutos para comer palomitas. Yo aprovecho ese lapso de tiempo muerto e intento hacer algo más que simplemente listar unos nombres en los que la audiencia no está interesada. 
Pretendo preparar al público para lo que viene a continuación.
 Dejarlos expectantes”.
 – Saul Bass

Aprendiendo a titular

En los años 20 y 30 se usaban cartelas en las que sólo se nombraba a los actores y actrices más relevantes en la película. La gente empleaba ese tiempo para poder situarse en su butaca o ir a por palomitas. No fue hasta los años 50 y 60 donde se empezaron a ver las primeras animaciones y el uso de diferentes tipografías, así como composiciones musicales.

El creativo que dio impulso al diseño a la hora de presentar un film en unos breves minutos fue Saul Bass. Trabajó con directores como Martin Scorsese o Alfred Hitchcock, dejando varias joyas tras su estela: El hombre del brazo de oro, Con la muerte en los talones, West Side Story, Ocean’s eleven o la más reciente Casino.

Los títulos crecen

Con la llegada de los formatos panorámicos y Cinemascope hubo una evolución destacable, ya que los diseños se elaboraban considerando la majestuosidad del ancho de pantalla. En este periodo vemos a creadores como Pablo Ferro y Maurice Binder recogiendo el legado de Saul Bass en películas como 007 contra el doctor No.

A finales de los años 70 empezó una nueva era con la tecnología digital, y de aquí pasamos a los años 90 donde la postproducción digital fue clave en los diseños y en su elaboración, haciendo la vida más fácil a productores y diseñadores.

En la actualidad han evolucionado de manera vertiginosa. Se ha mejorado la estética y diseñadores como Daniel Kleinman o Robert Borwnjohn han hecho creaciones espectaculares para films como Casino Royale, teniendo en cuenta el legado de Maurice Binder.

Otros diseñadores empezaron a destacar en la década de los 80 y 90 hasta el día de hoy con sus proyectos llenos de creatividad. Teniendo muy en cuenta las tendencias de la época, tanto en el uso de la estética, técnica, cuidado tipográfico, fotografía y las nuevas posibilidades de cara al futuro para presentar un film. Entre ellos están:

También cabe destacar el nombre de Guy Ritchie. En su filmografía no hay ningún título de crédito que no tenga su estilo. El uso de ralentizados, congelados y acelerados es su sello, acercándose a la estética de videoclip y con buen gusto para seleccionar el tema musical adecuado, buenos ejemplos de ello són películas como Snatch, Cerdos y Diamantes y Sherlock Holmes.

Pequeñas películas en los títulos de créditos

Títulos destacables que han dejado huella, ya sea porque cuentan una historia o por sus visuales:

  • El señor de la guerra (2005): La historia de una bala narrada en primera persona es una forma original de abrir el film.
  • Juno (2007): Un trabajo con collage de fotogramas repintados con tipografía a mano y papel cuadriculado de fondo que ilustraba un paseo de la protagonista. Una gafapastada que influyó bastante en la MTV.
  • Atrápame si puedes (2002): Homenaje “Bassiano” que estira las letras hasta convertirlas en aeropuertos, carreteras y paredes donde los dos personajes juegan al pilla pilla.
  • Reservoir Dogs (1992): Tarantino en los 90 era cool y el mundo aún no lo sabía, aunque no tardaría en descubrirlo.
  • Sin límites (2011): Un viaje extraño y un delirio óptico que encajan muy bien con el título del film.

Pasado, presente y futuro de los títulos de crédito

Y podríamos nombrar muchos más. Los títulos de crédito han pasado a ser una parte relevante como introducción, como resumen o como pieza gráfica autónoma para que el espectador pueda tener una idea de lo que está a punto de ver. También han llegado a influenciar a las series de TV, que han potenciado la calidad de sus títulos, destacando casi por igual que la propia serie e incluso, en algún caso, siendo premiados (True Detective, Juego de Tronos, Dexter, Seis metros bajo tierra, Twin Peaks, Mad Men…)

Para finalizar, y siguiendo la reflexión de que debemos buscar la inspiración en otros ámbito aparte de las nuestros, podemos destacar un sitio web para ver material gráfico en forma de títulos de crédito: The Art of the Title, con materiales de trabajo creativo, entrevistas y making ofs de distintos filmes y series.

Artículos recién salidos del horno

Suscríbete a nuestro blog y recibe en tu email nuestras noticias.

Al inscribirte a nuestra newsletter, aceptas la política de privacidad