Las mejores campañas de comunicación social

El pasado junio Cannes volvió a ser el epicentro de la creatividad publicitaria. Miramos la parte más tierna del león en una selección de la mejor comunicación social del festival. Porque las buenas ideas, al servicio de buenas causas, mejores ideas son.

Estamos cansados de campañas de todo tipo, incluso de aspiradores, que prometen cambiar el mundo. Pero en el caso de la publicidad social es un poco más verdad. Aunque las campañas, principalmente promovidas por fundaciones y ONG, pueden participar en todas las categorías de Cannes Lions, el festival quiere dar un poco más de visibilidad al marketing social con una categoría propia: Grand Prix For Good. Bienvenidas las doblemente buenas ideas.

Unfairy Tales: La guerra explicada por niños

Unicef | 180LA

Unicef nos explica la historia de tres niños que han vivido la tragedia de la guerra a través de tres cuentos que no son para niños. Tres cortometrajes, con tres estilos distintos de animación, narrados por sus protagonistas: Malak, Ivine y Mustafá.

Unfairy Tales incide en la parte más emocional del espectador con niños, historias trágicas de guerra y una cuidada narrativa. La campaña, ganadora de un Grand Prix, personifica y ejemplifica los casos que necesitan nuestra ayuda moviéndonos a realizar un donativo con un “acto de humanidad”.

ManBoobs4Boobs: Maldita censura

Macma | David

Los pechos de mujeres, especialmente los pezones, están censurados en las principales redes sociales aunque promuevan la prevención de un enfermedad como el cáncer de mama.

La gente de MACMA (Movimiento de Ayuda contra el Cáncer de Mama) no dudó en utilizar los senos del ya famoso Henry (también conocido como Enrique) para concienciar y educar sobre la necesidad de realizar una autoexploración. Un divertida acción que favorece la detección temprana de la enfermedad y desafía a la censura. Y no es la única.

Behind the Leather: No me mires con esos ojitos

PETA | Ogilvy & Mother

Matamos a un gran número de animales por su piel. Somos conscientes de esta crueldad, pero nos cuesta ver la realidad. Por eso, la organización PETA inició una campaña en Tailandia, el principal proveedor de pieles para las marcas de moda, que acabó teniendo repercusión mundial.

A partir de la creación de una tienda con productos de piel que representan la crueldad de la moda, impactaron en los compradores que visitaron el establecimiento. Después, difundieron la experiencia y pusieron también a la venta los productos en tiendas online.

Paper Glasses: Los futuros gafapastas

Save the Children & Santillana | Grey México

Un problema tan común como una mala visión causa hasta el 75% de los abandonos escolares en México. El problema se agudiza en zonas rurales donde las revisiones oculares se dificultan por las distancias.

Para detectar los problemas de visión infantil, Save the Children ha colaborado con los míticos cuadernos Santillana que todos hemos sufrido y disfrutado, y que tienen una alta penetración entre los niños y escuelas de México. El método: incorporar unas gafas de efecto estenopeico que permite realizar un primer diagnóstico de visión.

Waiting Lines: La cola que no espera

Re-born to be alive | Duval Guillaume

Todos las hemos visto en las noticias, en directo, o incluso hemos formado parte de ellas. Las tempranas e interminables colas que se forman frente a la Apple Store de turno en la víspera de algún lanzamiento son un claro exponente del consumismo de la sociedad capitalista en la que vivimos.

Esta fiebre por los bienes materiales totalmente prescindibles es el punto de partida que ha utilizado la fundación belga Re-born to be alive en su campaña para incentivar la donación de órganos. Una bofetada de realismo para los impacientes consumidores que se ha hecho viral. En la selección del festival, también encontramos otra funcional campaña para incentivar la donación de sangre.

The Last Mask: El poder de la valentía

Natalia Ponce Foundation | JWT Colombia

Una campaña que denuncia y ejerce de lobby político contra los ataques con ácido a mujeres promovida por Natalia Ponce, una víctima que se ha vuelto activista a través de su fundación.

La campaña, que también contó con la colaboración de un gran número de celebrities e influencers, consiguió concienciar a la población, endurecer las leyes y mejorar la atención sanitaria de los casos de ataques de ácido en Colombia, el país que encabeza el número de este tipo de atentados. En India también se realizó una campaña al respecto.

Artículos recién salidos del horno

Suscríbete a nuestro blog y recibe en tu email nuestras noticias.

Al inscribirte a nuestra newsletter, aceptas la política de privacidad