Cómo hacer un currículum vitae: 19 errores que debes evitar

Hay más candidatos que ofertas, así que no desperdicies la ocasión con un currículum vitae inadecuado. Repasamos algunos errores a evitar y te proponemos mejoras a tener en cuenta.

Recientemente hemos realizado una selección en Ondho para ampliar nuestro equipo en un área muy concreta de la comunicación, relacionada con un interesante proyecto en el que vamos a ser partícipes desde antes de su lanzamiento y esta circunstancia nos ha hecho reflexionar sobre lo difícil que resulta la tarea, no solo por el elevado número de participantes, sino por su altísimo nivel de preparación.

Pero, a pesar de esas bondades, siempre afloran algunos errores que deberíamos tener muy en cuenta para evitar que nuestra candidatura sea rechazada, incluso sin llegar a leer el currículo.

Empezamos por el email que acompaña el currículum

1- No incluir asunto en el mensaje.

2- No poner en el asunto lo que te han indicado específicamente en la oferta, por ejemplo, “Experto en Adwords”.

3- Adjuntar tu currículum vitae en el mail, sin más.

4- Adjuntar tu currículum vitae acompañado de cuatro líneas muy genéricas, carentes de valor, y no personalizadas para la oferta a la que te presentas.

5- Que se te escape alguna falta de ortografía (algunas personas tenemos auténtica alergia con eso), especialmente si el puesto de trabajo está relacionado con el ámbito de la comunicación.

Vamos ya de lleno con el currículum vitae

6- Es un currículum vitae y lo sabemos, por tanto, no es imprescindible que encabeces tu documento con “Currículum vitae” y, si lo haces, que sea de manera personal. “Currículum vitae de Isabel Paz”.

7- ¿No has incluido foto en tu CV? ¿Has puesto la primera que has pillado? Empieza por dar la cara de una forma que seas tú mismo, natural, y con un aspecto en consonancia a la búsqueda de empleo.

8- Hay muchas plantillas atractivas y útiles para hacer presentaciones de currículums más vistosas y completas (al final del post te dejamos unos cuantos ejemplos) pero no es necesario que dejes los campos a la vista, es más, deberías eliminarlos a no ser que quieras que todo el margen izquierdo de tu escrito sea una repetición de: empresa, período, descripción del puesto o conceptos similares.

9- No personalizar tu currículum en función de la oferta, por diferentes razones que iremos desgranando en otros puntos.

10- Presentar tu candidatura a una oferta que nada tiene que ver contigo porque será rechazada desde el primer momento, a no ser que, previamente, hayas justificado y argumentado tu candidatura. Enviar 300 currículums no es un mejor indicador de tu esfuerzo por buscar empleo que solo enviar 10, perfectamente dirigidos y enfocados a aquellas ofertas en las que encajes a la perfección.

11- Cualquier doc o pdf es fácilmente interactivo, así que el enlace a tu Linkedin, por ejemplo, es obligatorio y, por supuesto, tu perfil debe estar completamente actualizado y con contenido en consonancia. Algo tan elemental como las fechas deberían coincidir tanto en el doc como en Linkedin o, de lo contrario, ya empieza a hablar poco en tu favor.

12- Si en medio folio no has conseguido captar la atención de quien esté haciendo la selección, probablemente no va a seguir leyendo. En este sentido, puedes asegurarte el tiro con una clara declaración de intenciones en la carta de presentación (recuerda, la carta de presentación se hace siempre, aunque no te la hayan pedido).

13- Escribir un currículum por encima de tus posibilidades. Por ejemplo, si incluyes herramientas de edición de texto entre tus habilidades y después tu escrito carece de “justificación”, o la tiene incorrectamente aplicada, y has dejado más huecos entre palabras que un colador, ya te estás poniendo en evidencia.

14- No ponérselo fácil al seleccionador de turno para que tu candidatura pase la primera criba. Relevancia, claridad y concisión son esenciales y siempre, siempre, enfocadas al perfil requerido en la oferta.

15- Repasar la ortografía. Además del email de presentación, tu currículum debe estar limpio de faltas de ortografía, especialmente si concurres a un puesto de trabajo cualificado y, ni que decir tiene, si se trata del ámbito de la comunicación.

Eres de los pocos afortunados a los que citan para una entrevista. ¿Y ahora qué?

16- Tardar en responder el mail para concretar la cita no es una buena opción. ¿De verdad crees que hay excusas para no responder a la mayor brevedad teniendo el móvil siempre a mano?

17- Llegar tarde a la entrevista. A todos nos puede surgir un imprevisto, pero siempre hay medios para notificarlo. Y la previsión evita los imprevistos. Parece una obviedad, pero debes tenerlo en cuenta.

18- ¿Es necesario que hablemos del aspecto?

19- Hay preguntas que siempre caen, así que debes estar preparado. Si la oferta es con contrato y a tiempo completo, tus expectativas salariales deberán ser anuales y en bruto, o netas mensuales. Si es por horas, pues lo mismo. Pero ya con las ideas claras desde el primer momento.

Cosas a tener en cuenta para mejorar tu currículum vitae

Después de este repaso por algunas cosas básicas que, sí o sí, deberías evitar, vamos con algunos aspectos que deberías tener en cuenta para mejorar tus opciones.

Para principiantes

  • Si todavía no tienes experiencia, destaca tus aptitudes y empieza con la parte de tu formación más estrechamente relacionada con la oferta. Siempre primero la formación más específica para el puesto y la de mayor nivel académico. Esos datos son más relevantes que la cronología.

Para parados

  • Estar en el paro y/o en búsqueda activa de empleo no es algo vergonzoso, sino circunstancial que, probablemente, tiene mucha más relación con el mercado laboral que con tus cualidades. Aprovecha para subrayarlo y para poner de relieve que estás rentabilizando tu tiempo con formación. Por ejemplo, si tu último empleo finalizó en septiembre de 2015, puedes empezar con un: En la actualidad, ampliando conocimientos sobre… siguiendo diferentes webinars, online, etc.

Para todos

  • Ten siempre dos versiones de currículum, la “extendida”, con todos los detalles de tu experiencia profesional y formación, que utilizarás como herramienta de consulta y, si lo crees oportuno, como apoyo durante tu entrevista personas, para que no se te vaya el hilo con ningún aspecto. Y la “abreviada”, con lo más relevante relacionado con el puesto de trabajo al que presentas tu candidatura. Si, ya lo sé, es un engorro hacer un currículum vitae personalizado para cada ocasión pero recuerda que estás buscando empleo y, por tanto, se presupone que, si algo tienes, es tiempo, que debes invertir adecuadamente para mostrar lo mejor de ti.
  • Puedes ser muy original en tu presentación siempre y cuando la originalidad sea un valor en alza para el puesto de trabajo al que concurres. Para todo lo demás, sé claro y conciso. Probablemente resulte más efectivo.
  • La formación contínua es, más que una opción, una obligación, tanto si estás trabajando como si estás a la búsqueda de empleo. Hay infinidad de fórmulas que se pueden adaptar a todo tipo de presupuestos y disponibilidades.

Esperamos que estos apuntes te resulten útiles y te ayuden a mejorar tu currículum vitae. Y, sobre todo, ¡suerte en tu búsqueda de empleo!, aunque recuerda que la suerte también hay que trabajarla.

Y, como te indicábamos al principio, aquí te dejamos unos enlaces donde puedes encontrar buenos recursos para mejorar la presentación de tu currículum vitae. Aunque aquí, como en casi todo, menos puede ser más.

Megaguía, con ebook incluido, de Miguel Florido
Recopilación de herramientas para hacer un currículum, de Alex Serrano
Modelos y ejemplos para hacer un buen currículum recogidos por Cláudio Russo Inácio
Cosas a tener en cuenta de tu marca personal, con la ayuda de Alberto Alcocer

Artículos recién salidos del horno

Suscríbete a nuestro blog y recibe en tu email nuestras noticias.

Al inscribirte a nuestra newsletter, aceptas la política de privacidad