El negocio es un juego

Los nuevos juegos-aplicación, se adaptan a pantallas más pequeñas y táctiles. De la última hornada de juegos destacamos los ya míticos Angry Birds y Apalabrados.

Los videojuegos han evolucionado mucho desde su aparición en 1940, las tramas, la capacidad de improvisar del jugador y sobre todo los gráficos actuales ya no tienen nada que ver con los de los primeros.

Pero existen los grandes clásicos, aquellos juegos que atrajeron masivamente al público y que a pesar de verse “antiguos” no han quedad obsoletos. El clásico Tetris es un buen ejemplo de ello. Fue lanzado en 1984 basándose en un rompecabezas tradicional y no fue hasta su versión para Game Boy en 1989 cuando se convirtió en uno de los juegos más populares de la historia.

Actualmente, los nuevos dispositivos móviles están abriendo un nuevo mercado de los videojuegos. En los 90 fue el Snake, lanzado originalmente en los años 70 pero que consiguió una audiencia masiva en 1998 al ser pre-grabado en los teléfonos Nokia.

Los nuevos juegos-aplicación, se adaptan a pantallas más pequeñas y táctiles. Entre la última hornada de juegos hemos de destacar el ya mítico Angry Birds. Este videojuego creado en 2009 obtuvo su máxima popularidad en 2012 con 12 millones de descargas y recientemente superó los 500 millones de descargas. La empresa ha creado distintas versiones y sus personajes se han hecho tan populares que ya se están comercializando juguetes físicos.

Pero el fenómeno del 2012 es el juego Apalabrados, creado por Etermax como un proyecto alternativo que ha superado todas las expectativas. Visto el éxito se empezaron a desarrollar versiones con distintos idiomas. Por el momento el juego ya supera los 2,5 millones de usuarios de los que sus creadores obtienen beneficios a través de la publicidad en el juego y de las descargas de las versiones de pago.

Mirando hacía el futuro se avecina que la nueva promesa de los juegos móvil se llamará Amazing Alex. Creado por dos españoles, Miguel Ángel Friginal y Noel Llopis, fue comprado por la finlandesa Rovio (Angry Birds) tras conocer el juego en App Store y ahora el equipo está adaptando su historia y jugabilidad.

El éxito de algunos de estos juegos surge de su propia simplicidad, de la posibilidad de jugar en línea con tus amigos, de la capacidad del juego a adaptarse a las características del teléfono (Angry Birds) y la posibilidad de que sean turnos cortos que el jugador pueda hacer cuando tiene un momento (Apalabrados), sin tener que dedicarle un tiempo excesivo a la partida. No es de extrañar que empresas como Nintendo estén llegado a acuerdos con Apple o Android, cuando el mercado de los smartphones y videojuegos está tan estrechamente ligados.

Artículos recién salidos del horno

Suscríbete a nuestro blog y recibe en tu email nuestras noticias.

Al inscribirte a nuestra newsletter, aceptas la política de privacidad