Growth-driven design vs. el enfoque tradicional

Hablamos de Growth-driven design como una forma diferente y orientada a objetivos de enfocar el diseño o rediseño de un sitio web.

El website o app en el canal digital se está convirtiendo cada vez más en un eje principal de las acciones de marketing, el sitio al que llevamos a nuestros usuarios, ya sea con un email, desde las redes sociales o con nuestros anuncios pagados.

Además, es una fuente de información al alcance de nuestros posibles compradores con pocos clics. Por ello, que cada vez es más importante entender que nuestro proyecto web o app debe responder a nuestros objetivos de negocio y a lo que el usuario espera de nosotros.

El enfoque tradicional
El modelo clásico de desarrollo de nuestro sitio web o aplicación tiene puntos débiles.  Debemos aplicar mucho esfuerzo en tiempo, energía y recursos dedicados, que convierten cada proyecto en una sucesión de problemas a resolver. Algunos de los más comunes pueden ser:

  1. El equipo que trabaja en el proyecto suele trabajar por separado a partir de unos requerimientos que, como empresa, creemos que son válidos. La subjetividad de quien desarrolla el proyecto hace que no haya una garantía de que la creación o rediseño del website vaya a mejorar los resultados.  La solución, una vez acabado, puede no ajustarse realmente a las necesidades y objetivos de negocio, pero es muy posible que en ese momento ya no tengamos capacidad de maniobra.
  2. Tiene un coste, tanto en tiempo como en dinero, que puede ser considerado alto para cualquier pequeña o mediana empresa, y que hay que pagar muchas veces sin ni siquiera haber obtenido un primer beneficio.
  3. Alto grado de implicación por todas las personas que desarrollan el proyecto, pero que no se puede demostrar ningún resultado antes de lanzarlo.
  4. Un problema que sucede continuamente es que, una vez acabado el proyecto, este no tiene grandes mejoras en los 2, 3 o 4 años siguientes, por lo que se vuelve cada vez una pieza menos relevante en nuestros esfuerzos de marketing porque cada vez es menos útil a nuestros objetivos.  Solo hace falta imaginar cómo afectaría a nuestro negocio si el equipo de marketing o comercial no evolucionara, como profesionales, durante este tiempo.

La filosofía de diseño Growth-driven
Por Growth-driven design entendemos la metodología de diseño web que quiere unir a todos los equipos: marketing, ventas, diseño y programación alrededor del usuario que la va a utilizar.

Si en el enfoque tradicional el equipo de desarrollo web se separaba gran parte del tiempo, la idea es desarrollar a partir de continuas iteraciones para mejorar el sitio, en vez de realizarlas cada muchos meses o años.

Ya no hay suposiciones. El equipo de trabajo va a poder buscar y observar a gente real interactuando en el sitio web porque va a poder estar activo mucho antes.

Queremos construir nuestro sitio web a partir de datos, buscando la máxima objetividad posible, adaptando a la web una de las grandes tendencias actuales en el mundo del marketing, el data-driven design.

Las personas
Como en todo proyecto de inbound marketing, el cliente se pone en el centro. Aprender de las visitas es básico porque nos permite entender qué tiene más impacto construyendo y mejorando en consonancia el sitio web.

Un proceso que crea un crecimiento continuo
Si nuestros compradores son entidades vivas que evolucionan continuamente, nuestro sitio web debe comportarse igual, sin esperar años a tener grandes novedades que se adapten a la realidad del momento.

En qué pueden consistir estos cambios:

  • Mejorar la experiencia de usuario, haciendo más fácil y efectiva la usabilidad y buscando que nuestros usuarios vuelvan.
  • Creando experiencias y un contenido que se ajuste, en todo momento, a nuestros usuarios, según el estado del proceso de compra en el que se encuentren.
  • Pensando nuevas acciones y recursos para dar valor al usuario. Si no lo hacemos, la competencia lo hará por nosotros.
  • Utilizar técnicas CRO, conversion rate optimization, mejorando nuestros microobjetivos, como pueden ser los botones de añadir al carrito para mejorar la conversión en el embudo de compra.

Como vemos, Growth-driven design es una forma diferente de plantear el diseño web y está siendo adoptado por multitud de organizaciones rápidamente con el objetivo de atraer y demostrar resultados en su sitio web.

Es una forma de hacerlo que crea valor de negocio y que se puede medir. Y, no menos importante, es más inteligente y ágil porque creamos algo que se adapta a partir de la información que nos van proporcionando los clientes actuales y futuros.

Por si fuera poco, además, el conocimiento que ganas aplicando este enfoque va a poder aprovecharse por gran parte de los miembros de la empresa, ya sea compras, marketing, IT o gerencia.

En el desarrollo de un proyecto de Growth-driven design se pueden establecer dos grandes fases: Una primera, de planificación y estrategia, para luego pasar a la segunda, en la que voy a hacer continuos progresos.

¿Te animas a cambiar tu forma de trabajar para mejorar?

Artículos recién salidos del horno

Suscríbete a nuestro blog y recibe en tu email nuestras noticias.

Al inscribirte a nuestra newsletter, aceptas la política de privacidad