Recurso 1
Ideas para buscar el nombre de tu marca

Ideas para buscar el nombre de tu marca

En tu estrategia de branding, encontrar un naming para tu marca o producto es un punto clave, pero no siempre es tarea fácil. Aquí tienes varias ideas en las que inspirarte y algunas anécdotas curiosas de cómo otras marcas han encontrado el suyo.

Sobre la importancia de poner un buen nombre o los principios básicos que debes tener en cuenta para bautizar tu marca ya hemos hablado en anteriores artículos de nuestro blog, aportando algunos consejos generales sobre naming, y ahora queremos profundizar un poco más sobre las tipologías de nombres de marca.

Somos conscientes de las dificultades que supone buscar un nombre, más allá de una buena elección que sea coherente con la estrategia de marca. Podemos, incluso, encontrar el nombre perfecto, que nos represente fielmente, pero a nosotros y… ¡al que se ha dado más prisa en registrarlo!

Esta es la realidad, cualquier idea genial que tengas lo más probable es que  ya ”esté pillada”. Así que te proponemos una extensa lista de caminos a seguir a la hora de buscar nombre, ilustrada con ejemplos de empresas reconocidas y de algunas marcas que nos tocan más de cerca, por ser proyectos en los que hemos colaborado.

Tipologías de nombre de marca

1. Nombres personales

Bautizar una marca referenciando el nombre o apellido del fundador de la empresa es un clásico, pero aún muy vigente. También la fusión de nombre más apellido para crear un nombre nuevo. Incluso, si son varios fundadores, utilizando la combinación de sus nombres o apellidos.

Es una opción particularmente interesante cuando se quiere potenciar la marca personal o porque el autor tiene una especial relevancia en el desarrollo del producto o servicio.

  • Louis Vuitton, la empresa francesa de complementos de lujo, no se limita a tener como nombre el de su fundador, además, sus iniciales aparecen en la mayor parte de sus productos.
  • Disney, una de las compañías de entretenimiento más grande del mundo, toma el el apellido de uno de sus fundadores.
  • Adidas, la marca deportiva alemana, nace de la fusión del nombre y apellido de su fundador, Adi Dassler
  • Harley- Davidson, William S. Harley, y los hermanos  Arthur y Walter Davidson fundaron la marca marca emblemática de motocicletas de Estados Unidos que llevaría sus nombres.

2. Acrónimos

Nacen de la combinación de iniciales de palabras que referencian la marca y suelen ser una alternativa a ponerle el nombre personal, aunque, a veces, son la fusión de varios conceptos que nos pueden identificar.

  • Por ejemplo Ikea, es un mix de nombre personal y geográfico: Ingvar, el creador del proyecto, junto con su apellido Kamprad por la ayuda de su familia, inició el negocio en la granja de su localidad natal Elmtaryd, situada en la población sueca de Agunnaryd.

3. Geográficos

Otro clásico es poner un nombre que hace referencia al lugar de origen de la marca o a su área de influencia. Tiene la problemática de que se asocia a un negocio muy local y, si es una marca con potencial internacional, o cambia su sede a otra ubicación, el nombre carece de sentido para su audiencia.

Muy usado por bancos y pequeño comercio:

  • Banc Sabadell
  • Caixa Catalunya
  • Banco Santander

4. Nombres funcionales o descriptivos

Son aquellos namings que describen con claridad el producto o servicio que se comercializa, o la función que la empresa desempeña. En la actualidad son más complicados de implementar, por la gran competencia de marcas en el mercado, y se suelen combinar con otras opciones.

Podemos encontrar ejemplos en marcas como:

  • General Motors, compañí estadounidense de automóviles, camiones y motores.
  • British Petroleum, una compañía de energía, dedicada principalmente al petróleo y al gas natural, con sede en Londres.

5. Etimológicos y foráneos

Procedentes de idiomas antiguos, como el griego o el latín, o creados a partir de idiomas extranjeros, son nombres descriptivos que podemos adoptar directamente o transformar.

  • Nivea, la histórica marca alemana de cosméticos encuentra el origen de su nombre en el latín “nix, nivis“, que significan “nieve”; por lo que, si traducimos NIVEA literalmente, significa “blanca nieve”
  • Uterqüe, el nombre de la filial catalana del grupo Inditex proviene del latín, “el uno y el otro”, “ambos”.
  • Volvo, el fabricante de coches sueco adopta su nombre del latín, que significa “ruedo”.

6. Metafóricos o evocadores

Este tipo de nombres encarnan un atributo o simbolismo que nos representa, o la intención de inspirar sentimientos y emociones con los que queremos asociar nuestra marca, y los podemos dividir en varios tipos:

6.1. Nombres de personalidad

Buscar un nombre de una persona conocida, histórica, real o ficticia (puede ser un famoso o un personaje de ficción) con el que la marca pueda identificarse o compartir valores. En este caso hay que tener en cuenta los derechos de imagen.

  • Shackleton, la agencia de publicidad madrileña, toma su nombre del explorador irlandés Ernest Henry Shackleton – una de las principales figuras de la exploración de la Antártida – por sus valores de creatividad, esfuerzo, visión y liderazgo.
  • Franz Ferdinand, la banda de indie rock formada en Glasgow, llamada así por el Archiduque de Austria. Su asesinato fue un factor importante en desencadenar la Primera Guerra Mundial.

6.2. Nombres de creaciones

También puede ser relevante la creación de un producto, o una obra de un personaje conocido, y tomar el nombre de esta por tener unas características que se asemejan al producto que oferta nuestra marca. En este caso hay que tener en cuenta la ley de propiedad industrial.

  • Stradivarius, la marca catalana del grupo Inditex, toma directamente su nombre del que reciben los violines producidos por el célebre artesano Antonio Stradivari, considerados unos de los instrumentos musicales más valiosos de todos los tiempos.
  • Ondho, el nombre de nuestra agencia, es el de una obra del artista húngaro Victor Vasarely, considerado  el padre del op art (optical art), ya que desarrolló un modelo propio de arte abstracto geométrico, con efectos ópticos de movimiento, ambigüedad de formas, perspectivas…
    Las obras de arte óptico requieren cierta interacción, puesto que el observador participa activamente, moviéndose o desplazándose, para poder captar el efecto óptico completamente.

6.3. Mitológicos

La historia está plagada de figuras cargadas de simbolismo. Adquiriendo su nombre podemos apropiarnos de él por asociación.

  • Nike, el nombre de la mundialmente conocida marca de deporte estadounidense, proviene de la diosa griega de la victoria, representada como una mujer joven, con alas, que corre a gran velocidad.
  • Pegaso, la ya desaparecida marca española de camiones y automóviles deportivos, toma su nombre de la figura mitológica griega del caballo alado.

6.4. Étnicos
Un referente de otra cultura con algún atributo destacable, que en el lugar de origen de la marca no tienen ningún significado, pero nos puede ayudar a construir todo un storytelling alrededor.

  • Kalenji, el nombre de una de las marcas más reconocidas de Decathlon de ropa y complementos para running, es originario de Kenia, una tribu formada por nómadas que corren como forma de vida. Los niños corren 15 km para ir al colegio y, además, al habitar en altura, se someten a entrenamientos muy duros por el clima y tienen una constitución física perfecta para correr.
Narrativas transmedia y otras historias para vender más

6.4. De animales

Los animales también también son fuente de inspiración para muchas marcas y sus rasgos pueden ayudarnos a definir las cualidades que queremos destacar.

  • Jaguar, la marca de automóviles británica, toma el nombre de uno de los mayores félidos, de cuerpo esbelto, oído agudo, hocico corto y excelente vista. Los mamíferos cazadores más sigilosos.
  • Puma, la empresa deportiva alemana, se asocia también a uno de los felinos salvajes más veloces y adaptables del planeta.

6.5. De colores

Tal como explicábamos en el post de uso y significado los colores en marketing y diseño, los colores también tienen connotaciones que no podemos pasar por alto y, aunque suelen usarse más como parte de nuestra identidad visual, también podemos hacer uso de su nombre para ayudar a explicar nuestra personalidad.

  • Violeta, la marca de ropa de Mango, hace uso de uno de los colores más femeninos para nombrar su colección de tallas grandes para mujer.

7. Neologismos

Este tipo de naming hace referencia a vocablos de nueva invención y cada vez los encontramos con mayor frecuencia, por la gran masificación de marcas. Con el añadido de que, si además de registrar un nombre, queremos que nos coincida con un dominio libre en internet y, ya puestos a pedir, que sea corto… la cosa está MUY complicada.

Cada vez son más las startups que se bautizan con nombres que poco tienen que ver con su actividad, se basan en encontrar composiciones con ritmo, de pronunciación divertida, o estrafalarios.Aquí tienes algunas propuestas que te pueden ayudar a encontrar nombres disponibles:

7.1. Fusionados

La unión de dos conceptos, o parte de ellos, que nos representen. La palabra resultante puede carecer de significado en sí, pero a veces permite intuir su origen o, al menos, tener un discurso detrás de cómo ha nacido.

  • Skype, el servicio de comunicación IP es fruto de una síntesis de los conceptos “Sky” (cielo,) por ser online, y “Peer-to-Peer” (red entre pares), que hace referencia a la tecnología empleada en la herramienta. Originalmente, el nombre elegido fue Skyper, pero no encontraron el dominio disponible y, finalmente, se quedó como Skype.
  • Hotmail,  uno de los primeros servicios webmail, también crea su nombre fusionando dos palabras “Hot” (caliente), muy adecuado pensando en que el fenómeno internet estaba en plena ebullición en el momento de su creación, y “Mail”, que no necesita traducción. Aunque, en este caso, la argumentación de este nombre puede ser un poco menos evidente de lo que pensamos, ya que lo que inspiró la palabra Hot fueron las siglas HTML (HyperText Markup Language), el lenguaje básico de Internet y, para enfatizar esa conexión, al principio se propuso escribirlo como HoTMaiL.

Si, a la hora de buscar tu nombre de marca, te decantas por esta opción, te proponemos usar una técnica de creatividad con la que trabajamos habitualmente para profundizar un poco más en los conceptos y no quedarnos en lo más obvio.

Técnicas creativdad combinación azar

7.2. Alterados

Podemos “inglesear” (Anglicize) nuestro nombre transformando una palabra de nuestro idioma para que parezcan en inglés. Además de ser una solución al problema de encontrar marcas aún no registradas, puede dar la connotación de ser una empresa internacional pero que quiere conservar su origen.

Estas tres empresas españolas parten de un nombre en castellano pero con terminación al estilo inglés:

  • La aerolínea Vueling.
  • Dormity, empresa dedicada al sector del descanso, especialista en colchones.
  • Oculting, fabricante de televisores integrados en espejos.

Crear un nombre con una palabra inventada, a partir de otra que ya existe, añadiendo alguna coletilla que la transforme, pero que su significado sea comprensible, como por ejemplo:

  • UnbreakYourHeart, una startup nacida en Barcelona pero enfocada a un público anglosajón, creada para ayudar a las mujeres a buscar y construir relaciones más saludables.
  • Citycise, startup social nacida entre Barcelona y Alemania para construir ciudades mejores y más felices.
  • Accessorize, marca británica de accesorios para mujer.
  • Imaginarium, empresa española que desarrolla juguetes basados en el concepto de magia e imaginación.

También se pueden cambiar letras por otras que suenan parecido, añadir mudas, duplicar vocales… son recursos que nos ayudan, aún estando una marca registrada, a poder conservar el nombre que queremos, manteniendo su sonoridad, como en estos dos casos:

  • Faborit, cadena española de coffee shops, la opción saludable del menú diario.
  • Glovo, startup española de servicio de mensajería y recadería interurbano.

Incluso hay nombres que han surgido al azar o por un error. Según los expertos, no sería la mejor opción a la hora de elegir un buen nombre de marca, pero grandes compañías actuales han nacido de esta forma y aún así son envidiables.

  • Google, el origen del nombre del popular buscador de internet hay que buscarlo en la historia de la matemática, la palabra googol, que fue creada en 1930 para designar un número formado por un 1 seguido de cien ceros. Se comenta que  Google proviene del momento en el que Sean Anderson registra el nombre Googol.com, cometiendo una errata ortográfica que, finalmente, resultó ser del agrado de sus otros socios y se quedaron con él.
  • Spotify, el nombre de la aplicación multiplataforma de reproducción de música, surgió de casualidad, de una propuesta de Martin Lorentzon que Daniel Ek no escuchó bien y entendió como Spotify. A ambos socios les pareció bien.

Otras ideas que te pueden ayudar son:

8. Sentimentales

Un libro, una película, una canción, un objeto con historia, un amigo o familiar, una mascota, una vivencia personal… puede dar pie a un nombre memorable. Suele tener más que decir de la personalidad del propio fundador que de la marca, aunque muchas veces van de la mano.

  • El Bulli, el nombre se remonta a los orígenes del restaurante, cuando ni siquiera tenía que ver con Ferran Andrià y era un bar llevado por un matrimonio alemán llamado así por sus perros bulldog.
  • Bimba & Lola, otro ejemplo de mascotas, la marca de moda española se bautizó con el nombre de los dos perros de una de las fundadoras.
  • Mango, el nombre de la marca de moda española, nace de un viaje de Isak Andic, su presidente, a Filipinas, donde probó la fruta “deliciosa, fresca y desconocida hasta ese momento en Europa” y se quedó prendado de ella.
  • Russian Red es el nombre artístico de la cantante Lourdes Hernández, tomado de un pintalabios de color rojo intenso.

9. Nombres personales ficticios

Buscar un nombre de persona que no represente el de nadie en particular pero, por su sonoridad, pueda encajar con la imagen que queremos dar de nuestra marca, por resultar original, gracioso o, incluso, todo lo contrario. Suelen enmarcarse de un buen storytelling que explica su personalidad.

  • Sra. Rushmore, la agencia de publicidad madrileña, quería desmarcarse de la tendencia de las agencias que se denominaban igual que los apellidos de sus fundadores y buscaron un nombre de mujer ficticia, de edad avanzada, que representara el mimo con el que realizan sus proyectos, el esmero y el cuidado del trabajo bien hecho. Y es que… ¿dónde se come mejor que en casa de la abuela?
  • Dolores Promesas, la marca de ropa española, crea un personaje virtual que cuenta con una historia propia: su infancia, su familia, sus primeros amores, su vocación… El nombre es un resumen de sus vivencias, la parte positiva y la negativa de la vida.

Esperamos que estas ideas te ayuden a encontrar la inspiración ¡suerte en tu andadura! 🙂