Recurso 1
Método Scamper para ser más creativo

Método Scamper para ser más creativo

El Método Scamper está basado en la respuesta grupal de una serie de preguntas formadas para crear ideas nuevas y poder resolverlo de forma fácil y rápida

El método Scamper es una innovadora técnica que se emplea para hacer que nazca la creatividad en grupos de personas para buscar soluciones a problemas puntuales y concretos. Scamper es un acrónimo anglosajón creado a partir de la unión de palabras con un significado concreto, y que muestran las fases de esta técnica. Propuesto por Alex Faickney Osborn, cofundador de la famosa agencia publicitaria BBDO, en 1953 fue desarrollado por Bob Eberle en 1971 y hoy en día es una de las técnicas  creativas más utilizadas por cualquier tipo de organización.

La creatividad depende mucho de si es trabajada o no. Es cierto que algunas personas la tienen como una de sus mejores cualidades innatas, pero para otra parte de la sociedad no es tan fácil adquirirla y está bastante escondida o poco desarrollada. Así es como el método Scamper se convierte en una precisa herramienta para poder organizar toda esa lluvia de ideas que se van generando para resolver un problema dentro de una empresa o en tareas profesionales.

¿En qué consiste el método Scamper?

El método Scamper deriva de uno anterior, el ampliamente conocido brainstorming o “lluvia de ideas” método desarrollado,también, por Osborn. El publicista estuvo observando y anotando los hábitos cotidianos de las personas y el cruce de ideas que había entre ellas, y se dio cuenta que sin un grupo no se podía realizar el estudio de esa actividad.

Tras el éxito de este método, Bob Eberle extrajo la esencia de esa primera técnica de “lluvia de ideas”, y creó el método Scamper, con el objetivo de perfeccionar la técnica pragmáticamente hablando.

Scamper es la unión de las iniciales de las fases del producto como se dijo anteriormente:

  • Sustituir
  • Combinar
  • Adaptar
  • Modificar
  • Proponer (otros usos)
  • Eliminar
  • Reordenar

Fases de la técnica

El método aunque a primera vista parezca completo y esté enfocado a colectivos de intelectuales u organizaciones complejas, se puede aplicar a cualquier ámbito social. Es muy fácil de elaborar, y se puede aplicar en momentos de tensión como supervivencia o emergencia. Los pasos que debes seguir para que el proceso se haga perfectamente es el siguiente:

1. Identificar el problema a resolver

Es muy importante saber qué es lo que está haciendo que no puedas avanzar o crecer. Son muchas las empresas que se saltan este punto aumentando los gastos en las labores que se realizan normalmente olvidándose que este punto es el paso previo a la resolución de un problema.

2. Hacer las preguntas SCAMPER

Una vez ya está detectado dónde está el problema hay que tener actitud para generar ideas y para eso se aplican las preguntas del método Scamper en grupo para responderlas siempre en conjunto. Aquí, en esta fase todas las respuestas son válidas sin descartar ninguna. No se debe anular ninguna apreciación que más adelante podría ser muy válida.

3. Organizar todas las respuestas

Tal y como se dijo en el punto dos, aquí en este punto simplemente se recopilan las respuestas ofrecidas por el conjunto pero no se censura ni desprestigia ninguna aunque a priori pudiera parecer una respuesta improductiva a nivel personal.

4. Evaluar las ideas

En este punto sí que hay que evaluar y tomar una decisión sobre cuáles son las respuestas importantes y ayudarán a la resolución del problema y cuáles no tienen tanta importancia. En este punto sí que se pueden descartar ideas pero es conveniente dejarlas guardadas porque podrían ser útiles para otro tipo de conflicto que se cree más adelante.

5. Seleccionarlas

Llegados a este punto, que es el más importante, se tienen que elegir las respuestas que más se ajusten para resolver el problema y anotándolas de forma escrita exponiendo las razones, se justificará por qué se deberían aplicar esas ideas.

Tal y como hemos visto en los puntos anteriores, el método Scamper resulta muy sencillo de ponerlo en funcionamiento, es intuitivo y no tienen ningún tipo de coste adicional más allá que un coste de otro intento en caso de fallar. Es sencillo pero sí que tiene un papel muy importante la creatividad porque se generan ideas que muchos otros compañeros no hubieran llegado a tener pero precisamente por eso se debe entrenar esa creatividad para tener ideas explosivas que se tenían guardadas sin salir.

Después de diferentes estudios se ha demostrado que en un 80 % de los casos en los que se ha aplicado el Método Scamper, se han mejorado los resultados productivos de la empresa. Una vez que se ha empezado a utilizar este método, será mecánico y sencillo seguir utilizando en cada momento clave de conflictos en la empresa.

Aquí tienes un vídeo con ejemplos de cómo se utiliza y el resultado final al que podemos llegar siguiendo esta metodología:

Empezaremos por coger un papel, bolígrafo y un protocolo para implementarlo, pero con el paso del tiempo lo haremos de forma intuitiva y mental. Esto no implica que a cada problema que salga, surgirá un nuevo desafío, lo que supondrá desarrollar Scamper de una forma más compleja.